martes, 20 de agosto de 2013

FELICIDAD Y SUICIDIO EN JOVENES ESPAÑOLES

Bienestar y salud subjetiva en jóvenes (15  a 29 años)

Según el Informe Juventud España 2012 (p. 318 y ss): Sin ánimo de cualificar u objetivar el contenido de la experiencia de felicidad, y desde una aproximación estrictamente subjetiva, los y las jóvenes españoles afirman sentirse muy o bastante felices en términos generales, por encima incluso del nivel manifestado por los y las jóvenes del resto de países del entorno europeo.

En la escala 1-10, la puntuación media otorgada en la European Social Survey 2010 por el colectivo joven español es de 8,02 frente al 7,34 de media en el resto de países. Sabemos que las puntuaciones en este tipo de escalas de valoración subjetiva sobre la propia vida suelen mostrar una tendencia global a las puntuaciones altas de la escala, en la medida en que la subjetivación opera claramente en que la respuesta de cada persona se contextualice en su propia realidad, independientemente de la incorporación de elementos más o menos objetivos que pudieran matizar la opinión. De hecho, la media de felicidad subjetiva no es diferente entre los y las jóvenes inmigrantes frente a los autóctonos, ni en función del estatus social indirecto. 

Sin embargo sí que es superior entre quienes cuentan con más apoyo social, entre quienes más participan en actividades sociales y entre quienes declaran tener personas cercanas con las que compartir sus asuntos y/o problemas íntimos. 

Estos resultados muestran que no existe una tendencia estrictamente estructural en esta valoración, y que su conclusión parece estar más relacionada con las perspectivas ideológicas respecto a lo que se espera de la propia vida que con otro tipo de cuestiones. 

Otra cosa es que las condiciones estructurales tengan repercusión en el estado de salud objetivo, cosa que lamentablemente no podemos analizar, como explicitaremos en su momento, en base a la información disponible. En todo caso sí que es relevante la diferencia sociodemográica, de tal manera que hay una tendencia relativa a sentirse más feliz entre las mujeres y entre las personas de edades más bajas dentro del colectivo (15-19 años).

En referencia a la valoración, también subjetiva, de la satisfacción con la vida en general (analizada en el capítulo correspondiente de este mismo informe) sí que se puede comparar que la percepción de felicidad es algo superior incluso que la de satisfacción general con el conjunto del desarrollo vital (que se sitúa en un valor medio de 7,3).

Tomando como referencia la dimensión relacional, una inmensa mayoría de las personas jóvenes mantienen contactos sociales frecuentes, tanto con amistades como con miembros de la familia.

El 40% de los y las jóvenes españoles mantiene estas relaciones varias veces a la semana y casi otro 30% a diario. Algo más que los y las jóvenes del resto de Europa, por cierto, entre quienes casi un 20% dice mantener contactos sociales sólo mensualmente (frente al 9% de los y las españoles).

Suicidio en jóvenes

Según el mismo informe (p. 350): Los suicidios se sitúan en 2010 como la tercera causa de muerte en el colectivo joven, también muy superiores por encima de los 19 años que en las edades inferiores, con un total de 239 casos. Suponen el 9,7% del total de defunciones entre las personas jóvenes.